¿Por qué en SWT cultivamos la planta de Stevia?

El mundo en el que vivimos nos ofrece opciones. La naturaleza y la tecnología pueden combinarse para hacer nuestras vidas más saludables y sostenibles. Crear y aplicar la innovación tecnológica para el mejoramiento de la salud humana, el medio ambiente natural, los ecosistemas internos y externos es como armonizar una orquesta sinfónica, con reverberaciones a menudo generalizadas que requieren consideración. Las mismas tecnologías que evitamos en nuestros alimentos por estar basados ​​en OGM brindan soluciones prometedoras para limpiar nuestros océanos del plástico. La biotecnología ha logrado un progreso impresionante y permite a los técnicos insertar genes extraños en microorganismos para hacer que produzcan casi cualquier cosa. Estas tecnologías nos permiten tener antibióticos, insulina y otras moléculas que nos ayudan y que no podemos cosechar directamente de la naturaleza.

La naturaleza guarda sus propios secretos y maravillas, y uno de ellos es la planta de stevia. Esta planta es un pequeño arbusto que se puede cultivar en casi todas partes, desde el ecuador hasta las latitudes medias de Estados Unidos y se logra adaptar a diferentes climas. Durante una cosecha anual, la stevia experimenta ciclos de crecimiento, donde ocurren eventos metabólicos claves cuando la planta florece. Este proceso de floración es la guía que esperamos para la cosecha y ocurre a medida que el día se acorta por debajo de un número de horas de luz por día, generalmente trece horas. Por lo tanto, las condiciones tropicales desencadenarán la floración de forma espontánea después de que haya ocurrido la primera etapa de crecimiento de la planta, y en latitudes más altas, la floración se producirá a fines del otoño. Cuando plantamos stevia en los trópicos, solemos ver la floración cada 50 a 60 días y se cosecha para reanudar un nuevo crecimiento. La planta crece vigorosamente como un arbusto corto y redondo, y proporciona muchas cosechas moderadas al año. Mientras que cuando cultivamos la planta en latitudes más altas, se planta a principios de primavera, siempre que el hielo y la nieve desaparezcan, y dejamos que crezca y se desarrolle hasta que sea una planta alta y robusta a mediados de otoño. Estos ciclos son diversos y ofrecen ventajas y compensaciones tanto para los productores como para la planta.

Desde una perspectiva de sostenibilidad e impacto climático, nos preguntamos, ¿qué impacto tiene el cultivo de stevia en el clima y qué impacto tiene el clima en el cultivo de la stevia?

En solo seis metros cuadrados, la planta de stevia pueden otorgar toda la dulzura que una persona consumirá durante todo un año. Esto es treinta y cinco veces la cantidad de dulzor que el azúcar de caña puede ofrecer en la misma superficie. La stevia es, por tanto, la forma más eficaz de producir dulzura en la tierra.

A partir de una capacidad de sumidero de CO2 a través de la fotosíntesis y la reducción de los efectos de invernadero, la planta de stevia ha demostrado ser un jugador de clase mundial (Moreno y Jarma, 2010). Una excelente y hermosa especie de planta para fomentar la polinización por las abejas, la stevia produce cientos de compuestos beneficiosos, incluidos antioxidantes que mejoran la salud y recientemente propuestos como poderosos agentes preventivos contra enfermedades como COVID (Geuns, 2020).

El clima cambiante afecta a la stevia, y hemos sufrido el impacto de huracanes al plantar stevia en Estados Unidos, La Niña y El Niño en la costa peruana y muchos perfiles anormales de lluvia en México. Por lo tanto, es un desafío y una aventura equilibrar diferentes climas y latitudes para asegurar y homogeneizar los cultivos de stevia, cultivándola en diferentes latitudes, cerca y lejos de los océanos y en diferentes hemisferios. Afortunadamente, esta noble planta es muy versátil y cumple su promesa de entregarnos su hermosa dulzura.

Para crear y ofrecer un dulzor sin azúcar que resuelva problemas de salud, podríamos optar por evitar el cultivo de la planta de stevia real y simplemente usar las biotecnologías que producen compuestos idénticos a los compuestos dulces que se encuentran en la stevia. Pero hemos tomado una decisión: reducir el azúcar de los productos de nuestros consumidores, mejorando de este modo su salud, y ofreciéndoles una alternativa de excelente sabor y natural. Elegimos cultivar plantas de stevia porque la experiencia nos ha demostrado que la dulzura que recibimos de la planta es siempre más deliciosa, que sin la planta. Esto es fundamental para nuestro propósito de proporcionar una dulzura natural y de gran sabor. Además, los impactos ecológicos positivos, la creación de trabajo agrícola, la diversidad de compuestos que ofrece una planta de stevia y el uso eficiente de la tierra; inspiran y reconfirman nuestra elección. Nuestro desafío será superarnos continuamente para sembrar y cultivar la planta de stevia más hermosa y dulce del mundo; produciendo el mejor edulcorante para tu familia: saludable, natural, sin modificación genética y de excelente sabor.

Stevia SWT: la elección natural.

Referencias:

Geuns Jan M.C. ¿Puede la stevia reducir la inflamación en la enfermedad COVID-19 ?. Arch Food Sci Nutr Res. 2020; 1 (1): 1001.

Moreno, Jarma 2012. Análisis de la incidencia y relación de los factores ambientales en el desarrollo vegetativo de la Stevia rebaudiana B. en condiciones de invernadero en la sabana de Bogotá.